Make your own free website on Tripod.com
NICANOR PARRA
                              
                         El hombre imaginario

El hombre imaginario
vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario
De los muros que son imaginarios
penden antiguos cuadros imaginarios
irreparables grietas imagiarias
que representan hechos imaginarios
ocurridos en mundos imaginarios
en lugares y tiempos imaginarios
Todas las tardes imaginarias
sube las escaleras imaginarias
y se asoma al balcón imaginario
a mirar el paisaje imaginario
que consiste en un valle imaginario
circundado de cerros imaginarios
Sombras imaginarias
vienen por el camino imaginario
entonando canciones imaginarias
a la muerte del sol imaginario
Y en las noches de luna imaginaria
sueña con la mujer imaginaria
que le brindó su amor imaginario
vuelve a sentir ese mismo dolor
ese mismo placer imaginario
y vuelve a palpitar
el corazón del hombre imaginario 
 

--------------------------------------------------------

Pronunciando tu nombre te poseo
no ganas nada con huir de mí
puesto que como dice el título de este poema
pronunciando tu nombre te poseo 

----------------------------------------------------------
 
 

Los Profesores

Los profesores nos volvieron locos
a preguntas que no venían al caso
cómo se suman números complejos
hay o no hay arañas en la luna
como murió la familia del zar
¿ es posible cantar con la boca cerrada ?
quién le pintó bigotes a la Giocoda
cómo se llaman los habitantes de Jerusalén
hay o no hay oxígeno en el aire
cuántos son los apóstoles de Cristo
cuál es el significado de la palabra consueta
cuáles fueron las palabras que dijo Cristo en la cruz
quién es el autor de Madame Bovary
dónde escribió Cervantes el Quijote
cómo mató David al gigante Goliat
etimología de la palabra filosofía
cuál es la capital de Venezuela
cuando llegaron los españoles a Chile
Nadie dirá que nuestros maestros
eran unas enciclopedias rodantes
exactamente todo lo contrario :
unos modestos profesores primarios
o secundarios no recuerdo muy bien
- eso sí que de bastón y levita
como que estamos a comienzos de siglo -
no tenían para qué molestarse
en molestarnos de esa manera
salvo por razones inconfesables :
a qué tanta manía pedagógica
¡ tanta crueldad en el vacío más negro !
Dentadura del tigre
nombre científico de la golondrina
de cuántas partes consta una misa solemne
cuál es la fórmula del anhídrido sulfúrico
cómo se suman fracciones de distinto denominador
estómago de los rumiantes
árbol genealógico de Felipe II
Maestros cantores de Nuremberg
Evangelio según San Mateo
nombre cinco poetas finlandeses
etimología de la palabra etimología
Ley de la gravitación universal
a qué familia pertenece la vaca
cómo se llaman las alas de los insectos
a qué familia pertenece el ornitorrinco
mínimo común múltiplo entre dos y tres
hay o no hay tinieblas en la luz
origen del sistema solar
aparato respiratorio de los anfibios
órganos exclusivos de los peces
sistema periódico de los elementos
autor de Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis
en qué consiste el fenómeno llamado es-pe-jis-mo
cuánto demoraría un tren en llegar a la luna
cómo se dice pizarrón en francés
subraye las palabras terminadas en consonante
La verdad de las cosas
es que nosotros nos sentábamos en la diferencia
quién iba a molestarse con esas preguntas
en el mejor de los casos apenas nos hacían temblar
únicamente un malo de la cabeza
la verdadera verdad de las cosas
es que nosotros éramos gente de acción
a nustros ojos el mundo se reducía
al tamaño de una pelota de fútbol
y patearla era nuestro delirio
nuestra razón de ser adolescentes
hubo campeonatos que se prolongaron hasta la noche
todavía me veo persiguiendo
la pelota invisible en la oscuridad
había que ser buho o murciélago
para no chocar con los muros de adobe
ése era nuestro mundo
las preguntas de nuestros profesores
pasaban gloriosamente por nuestras orejas
como agua por espalda de pato
sin perturbar la calma del universo :
partes constitutivas de la flor
a qué familia pertenece la comadreja
método de preparación del ozono
testamento político de Balmaceda
sorpresa de Cancha Rayada
por dónde entró el ejército libertador
insectos nocivos a la agricultura
cómo comienza el Poema del Cid
dibuje una garrucha diferencial
y determine la condición de equilibrio
El amable lector comprenderá
que se nos pedía más de lo justo
más de lo estrictamente necesario :
¿ determinar la altura de una nube ?
¿ calcular el volumen de la pirámide ?
¿ demostrar que raíz de dos es un número irracional ?
¿ aprender de memoria las Coplas de Jorge Manrique ?
déjense de pamplinas con nosotros
hoy tenemos que dirimir un campeonato
pero llegaban las pruebas escritas
y a continuación las pruebas orales
( en unas de fregar cayó Caldera )
con una regularidad digna de mejor causa :
teoría electromagnética de la luz
en qué se distingue el trovador del juglar
¿ es correcto decir se venden huevos ?
¿ sabe lo que es un pozo artesiano ?
clasifique los pájaros de Chile
asesinato de Manuel Rodríguez
independencia de la Guayana Francesa
Simón Bolívar héroe o antihéroe
discurso de abdicación de O´Higgins
ustedes están más colgados que una ampolleta
Los profesores tenían razón :
en verdad en verdad
el cerebro se nos escapaba por las narices
- había que ver cómo nos castañeteaban los dientes -
a qué se deben los colores del arco iris
hemisferios de Magdeburgo
nombre científico de la golondrina
metamorfosis de la rana
qué entiende Kant por imperativo categórico
cómo se convierten pesos chilenos a libras esterlinas
quién introdujo en Chile el colibrí
por qué no cae la Torre de Pisa
por qué no se vienen abajo los Jardines Flotantes de Babilonia
¿ por qué no cae la luna a la tierra ?
departamentos de la provincia de Ñuble
cómo se trisecta un ángulo recto
cuántos y cuáles son los poliedros regulares
éste no tiene la menor idea de nada
Hubiera preferido que me tragara la tierra
a contestar esas preguntas descabelladas
sobre todo después de los discursitos moralizantes
a que nos sometían impajaritablemente día por medio
¿ saben ustedes cuánto cuesta al estado
cada cuidadano chileno
desde el momento que entra a la escuela primaria
hasta el momento que sale de la universidad ?
¡ un millón de pesos de seis peniques !
Un millón de pesos de seis peniques
y seguían apuntándonos con el dedo :
cómo se explica la paradoja hidrostática
cómo se reproducen los helechos
enuméreme los volcanes de Chile
cuál es el río más largo del mundo
cuál es el acorazado más poderoso del mundo
cómo se reproducen los elefantes
inventor de la máquina de coser
inventor de los globos aerostáticos
ustedes están más colgados que una ampolleta
van a tener que irse para la casa
y volver con sus apoderados
a conversar con el Rector del Establecimiento
Y mientras tanto la Primera Guerra Mundial
Y mientras tanto la Segunda Guerra Mundial
La adolescencia al fondo del patio
La juventud debajo de la mesa
La madurez que no se conoció
La vejez
con sus alas de insecto. 
 

UN HOMBRE

La madre de un hombre está gravemente enferma
Parte en busca del médico
Llora
En la calle ve a su mujer acompañada de otro hombre
Van tomados de la mano
Los sigue a corta distancia
De árbol en árbol
Llora
Ahora se encuentra con un amigo de juventud
¡Años que no nos veíamos! 
Pasan a un bar
Conversan, ríen
El hombre sale a orinar al patio
Ve una muchacha joven
Es de noche
Ella lava los platos
El hombre se acerca a la joven
La toma de la cintura
Bailan vals
Juntos salen a la calle
Ríen
Hay un accidente
La muchacha ha perdido el conocimiento
El hombre va a llamar por teléfono
Llora
Llega a una casa con luces
Pide teléfono
Alguien lo reconoce
Quédate a comer, hombre
No
Dónde está el teléfono
Come, hombre, come
Después te vas
Se sienta a comer
Bebe como un condenado
Ríe
Lo hacen recitar
Recita
Se queda dormido debajo de un escritorio. 

------------------------------------------------------------------------

ES OLVIDO

Juro que no recuerdo ni su nombre
Más moriré llamándola María
No por simple capricho de poeta: 
Por su aspecto de plaza de provincia. 
¡Tiempos aquellos!, yo un espantapájaros,
Ella una joven pálida y sombría. 
Al volver una tarde del Liceo
Supe de la su muerte inmerecida, 
Nueva que me causó tal desengaño
Que derramé una lágrima al oírla. 
Una lágrima, sí, ¡quién lo creyera! 
Y eso que soy persona de energía. 
Si he de conceder crédito a lo dicho
Por la gente que trajo la noticia
Debo creer, sin vacilar un punto, 
Que murió con mi nombre en las pupilas. 
Hecho que me sorprende, porque nunca
Fue para mí otra cosa que una amiga. 
Nunca tuve con ella más que simples
Relaciones de estricta cortesía, 
Nada más que palabras y palabras
Y una que otra mención de golondrinas. 
La conocí en mi pueblo (de mi pueblo
Sólo queda un puñado de cenizas), 
Pero jamás vi en ella otro destino
Que el de una joven triste y pensativa. 
Tanto fue así que hasta llegue a tratarla
Con el celeste nombre de María, 
Circunstancia que prueba claramente
La exactitud central de mi doctrina. 
Puede ser que una vez la haya besado, 
¡Quién es el que no besa a sus amigas! 
Pero tened presente que lo hice
Sin darme cuenta bien de lo que hacía. 
No negaré, eso sí, que me gustaba
Su inmaterial y vaga compañía
Que era como el espíritu sereno
Que a las flores domésticas anima. 
Yo no puedo ocultar de ningún modo
La importancia que tuvo su sonrisa 
Ni desvirtuar el favorable influjo
Que hasta en las mismas piedras ejercía. 
Agreguemos, aún, que de la noche
Fueron sus ojos fuente fidedigna. 
Más, a pesar de todo, es necesario
Que comprendan que yo no la quería
Sino con esa vaga sentimiento
Con que a un pariente enfermo se designa. 
Sin embargo, sucede, sin embargo, 
Lo que a esta fecha aún me maravilla, 
Ese inaudito y singular ejemplo
De morir con mi nombre en las pupilas,
Ella, múltiple rosa inmaculada, 
Ella que era una lámpara legítima. 
Tiene razón, mucha razón, la gente
Que se pasa quejando noche y día
De que el mundo traidor en que vivimos
Vale menos que rueda detenida: 
Mucho más honorable es una tumba, 
Vale más una hoja enmohecida. 
Nada es verdad, aquí nada perdura, 
Ni el color del cristal con que se mira. 
Hoy es un día azul de primavera, 
Creo que moriré de poesía, 
De esa famosa joven melancólica
No recuerdo ni el nombre que tenía. 
Sólo sé que pasó por este mundo
Como una paloma fugitiva: 
La olvide sin quererlo, lentamente, 
Como todas las cosas de la vida.