Make your own free website on Tripod.com
                 EUGENIO MONTEJO
                         (Caracas, Venezuela 1938 - )

                 VUELVE A TUS DIOSES PROFUNDOS
                 Vuelve a tus dioses profundos;
                 están intactos,
                 están al fondo con sus llamas esperando;
                 ningún soplo del tiempo las apaga.
                 Los silenciosos dioses prácticos
                 ocultos en la porosidad de las cosas.
                 Has rodado en el mundo más que ningún guijarro;
                 perdiste tu nombre, tu ciudad,
                 asido a visiones fragmentarias;
                 de tantas horas ¿qué retienes?
                 La música de ser es disonante
                 pero la vida continúa
                 y ciertos acordes prevalecen.
                 La tierra es redonda por deseo
                 de tanto  gravitar;
                 la tierra redondeará todas las cosas
                 cada una a su término.
                 De tantos viajes por el mar
                 de tantas noches al pie de tu lámpara,
                 sólo estas voces te circundan;
                 descifra en ellas el eco de tus dioses;
                 están intactos,
                 están cruzando mudos con sus ojos de peces
                 al fondo de tu sangre.

                 MI AMOR
                 En otro cuerpo va mi amor por esta calle,
                 siento sus pasos debajo de la lluvia,
                 caminando, soñando, como en mí hace ya tiempo...
                 Hay ecos de mi voz en sus susurros,
                 puedo  reconocerlos.
                 Tiene ahora una edad que era la mía,
                 una lámpara que se enciende al encontrarnos.
                 Mi amor que se embellece con el mar de las horas,
                 mi amor en la terraza de un café
                 con un hibisco blanco entre las manos,
                 vestida a la usanza del nuevo milenio.
                 Mi amor que seguirá cuando me vaya,
                 con otra risa y otros ojos,
                 como una llama que dio un salto entre dos velas
                 y se quedó alumbrando el azul de la tierra.

                 ALFABETO DEL MUNDO
                 En vano me demoro deletreando
                 el  alfabeto del mundo.
                 Leo en las piedras un oscuro sollozo,
                 ecos ahogados  en torres y edificios,
                 indago la tierra por el tacto
                 llena de ríos, paisajes y colores,
                 pero al copiarlos siempre me equivoco.
                 Necesito escribir ciñéndome a una raya
                 sobre el hilo del horizonte.
                 Dibujar el milagro de esos días
                 que flotan envueltos en la luz
                 y se desprenden en cantos de pájaros.
                 Cuando en la calle los hombres que deambulan
                 de su rencor a su fatiga, cavilando,
                 se me revelan más que nunca inocentes.
                 Cuando el tahúr, el pícaro, la adúltera,
                 los mártires del oro o del amor
                 son sólo signos que no he leído bien,
                 que aún no logro anotar en mi cuaderno.
                 Cuánto quisiera, al menos un instante
                 que esta  plana febril de poesía
                 grabe en su transparencia cada letra:
                 la o del ladrón, la t del santo
                 el gótico diptongo del cuerpo y su deseo,
                 con la misma escritura del mar  en las arenas,
                 la misma cósmica piedad
                 que la vida despliega ante mis ojos.

                 OBRA POETICA DE MONTEJO
                 Élegos (1967)           Muerte y memoria (1972)
                 Algunas palabras (1976)
                 Terredad (1978)         Trópico absoluto (1982)
                 Alfabeto del mundo (1986)
                 Adiós al siglo XX (1997)