Make your own free website on Tripod.com
                 ENRIQUE MOLINA
                 (Argentino. Buenos Aires 2 de Noviembre de 1910)

                 JUEGO DE ESPEJOS
                 Una mujer tan secreta y lenta, pero insisto
                 en descubrir el sol que la nutre y el león que olfatea
                 su nuca en la sombra,
                 cuando duerme de bruces,
                 de modo que escribo con cierta ansiedad
                 poemas en busca de la hierba tan fresca que brilla
                 en sus besos

                 No es fácil
                 alcanzar la palabra, o captar lo que dice su piel
                 con su vello dorado, raptada y devuelta por el mar,
                 cuando yace al sol sobre un toallón carmesí
                 y las palabras
                 se hunden en su respiración, o en la frase que explica
                 cómo su cuerpo se tiende en una hamaca
                 colgada bajo los árboles.
                 Y está la gente del mercado,
                 señoras que han adquirido un pollo o una merluza
                 y marchan hacia el árbol de navidad, en el cielo.
                 Juraría
                 que es mediodía y hace calor, pero todo es sospechoso
                 en este lugar centelleante.
 

                 AL PASO DE LOS DIAS
                 Durante cierto tiempo, sin saberlo quizás,
                 viví la vida cotidiana, en medio de moscas aberrantes
                 y gentes que decían”Buenos días”, “Adiós”
                 o “Eres sin duda miserable, y hasta cuando
                 tu maldita costumbre de perder pie, tan lamentable”.
                 Dedicado a trabajos absurdos, aunque a pesar de todo
                 la vida cotidiana
                 fluía beso a beso, latido a latido,
                 no era ni luz ni sombra, y siempre había
                 personas muertas o remotas en el hogar.

                 Pero después
                 llegó la extraña vida, la insaciable, la insólita,
                 pendiente de un hilo, convirtiendo en pasión
                 toda cosa, en lugares de pájaros y olas,
                 quemándome las manos,
                 envenenada por el viento y el mar, una existencia
                 eminentemente escandalosa, con moscas y ruinas
                 y bocas que decían “Buenos días”, “Adiós”
                 y extrañas ambiciones y maneras de morir,
                 todo
                 exactamente igual a la vida cotidiana.

                 LA VIDA NATURAL
                 Busca con tu lengua de amazona
                 con tu crueldad con tu olor de mujer que pasa
                 paladeando en sus lágrimas su sabor de deriva y de
                         franquicia.
                 Busca lejos lo más próximo mío. Busca a mi lado
                 lo más lejano mío. Caen las estrellas
                 orgánicas
                         y busca a hora el ídolo de labios constelados
                 cuando con un gemido deposita en el viento
                 su gran bola de fuego.

                 Que nos libren sus uñas de estos trapos empapados por
                         la miseria.
                 Hemos luchado como perros yo y mi temperamento
                         con su desnuda y salvaje inconsciencia. Una bestia
                         se aferra a mi garganta como un lazo de lluvias. Y
                         tú busca la sombría brasa de no hacer nada y de
                         perder pie. Busca en mí tu rostro y tu sombra de
                         guardiana contaminada por la tortura porque no
                         hay estrella más preciosa que toda esta hierba de
                 las islas convertida en deseo.
                 ¡Y el ídolo con su roja mirada de fogonero entre el humo
                         mojado de la locomotora y su negro calor de tribu
                         jadeando en el andén!

                 ¡Que nos entregue su almendra táctil al borde del
                         mundo!
                 Ese tesoro de decapitaciones
                 su hocico suave y cálido de asno que echa su aliento
                         en los sentidos
                 todo su misterio en el enjambre de violetas y besos
                         desplegado por tu cuerpo entre las maravillas de
                         la noche.

                 MEMORIA
                 Extinguidas aquellas frenéticas caricias
                 Pasada la luna del ceremonial de los besos
                 Se abre una jaula de demencia
                 Los bellos gatos de espamo que aúllan enterrados vivos
                 Y un foco de imágenes extintas se instala en tu médula
                 Como una peste real. En la sombra
                 La mujer se desviste y penetra a su lecho
                 Y emprende su vuelo nupcial hasta las últimas hogueras
                 del cielo
                 Y él madura a su lado para la muerte
                 En el cálido invernáculo de sus sonrisas junto a su rostro
                 que desaparece

                 Jamás despertarán sobre sus besos
                 A lo largo de gomosas colinas en ondulantes dormitirios
                 Donde brota una hierba indeleble
                 Caminos llenos de anzuelos
                 Un vestido que late sin nadie
                 Un retrato con dientes de fuego
                 Sonriendo a través de los muros
                 ¿y quién no reverencia esas gracias en pena
                 Abrazos vacíos dichas de fracaso y de vértigo
                 Que me adulan como el demonio para despellejarme
                 Para homenajearme con países quemados sobre el
                 corazón?

                 Entonces
                 De esas enormes lunas que fermentan
                 En un calor de maleza tropical
                 Lleno de piernas de mujer
                 La luz de una lengua se expande
                 Y de nuevo estamos perdidos
                 De nuevo imploramos a ídolos de orgullo y desamparo

                 De sexos despiadados
                 Con irrecuperables sonrisas eternas
                 Trozos de paisaje
                 Bocas de sacrilegio que no piden socorro

                 Que no tienen socorro.
                 --------------------------------