Make your own free website on Tripod.com
 
.......................   

Me llamo Guillermo López Borges, nací campesino en 1952 en Santa     Clara, Cuba.  Me crié bebito hasta que llegué a niño.  Luego adolescente, 
adulto y ahora viejo que escribe porque no le queda más remedio. 
Estudié artes plasticas y pintaba pero dejé eso por falta de talento. 
Mi verdadera vocación es ser millonario, pero no tengo un centavo. 

Libros:  "Sin título en el original" (poemario), editorial PRO-ARTE 
HISPANO,  Palm Beach, USA, 1997,  "Esa oscura pradera no me convida" 
(ensayo) ARTE HISPANO,  Pam Beach, USA, 1998.  Un montón de artículos de segunda y tercera categoría en periodicos y revistas, y poemas sueltos 
hasta en las paredes de la casa. 

          Dirección de E-Mail:  guille46@hotmail.com 
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

SARAH 

         Saldrá sin saber 
         señora 
         Sin sabor, sagrada 
         Saldrá sin sentir 

         Santa seda, suave 
         Suya siempre, sola  -se sabe 
         Señorial, súbita 
         sobre su sino 
         Su sonrisa sanando su soledad 

         Sin ser sacado, señora 
         Saldrá su sufrir 
 
 

         PATRICIA 

         En el cobertizo donde se guardan las crónicas 
         Oye bien, Patricia que soplas por las tardes 
         una bolsa de ennegrecidas monedas te comprará 
         mi sospechoso reloj de arena para 
         en la suma de tus horas 
         poder perderte de nuevo 
         Porque tu diario, tiene un símbolo, un renglón 
         donde nos unirán siempre todos los ritos 

         Patricia 

         Alguien despeñandose en tu mirada 
         Cordón que lleva los ojos al infinito 
         Castillo donde moran caballeros 
         que guardan mucho más que la inocencia 
         de la joven princesa 

         Con los perros siempre corro 
         hacia la linterna en el bosque cada noche 
         Un poco de tu viento sigue merodeando 
         en mi flaco palacio, en Buckingham 

         Patricia de piernas sólidas, fuertes 
         Si de igual a igual se trata 
         Cada uno descansa en la cama que tiene 
 

         NO DIGAS 

         Los vagabundos aconsejan, dices 
         salir temprano 
         muy de mañana, si es posible 
         Sin rumbo fijo 
         Pero siempre a la deriva 

         Es la senda de tu atelana 
         Eres, porque lo has demostrado 
         mas saludable que toda esta porquería 

         Te quedas 
         tan artística como siempre 
         flotando en la imaginación de todos 

         Entonces, 
         cuando ya escuchamos, 
         hablas: 

         "Los libros fueron escritos por 
          y para los hechiceros 
          para que nunca olvidemos 
          la fórmula del amor: 

          Pelo de mujer 
          y un trago del vino 
          más sucio de la última vendimia 

         Y nosotros, que te adoramos 
         ¿Qué podemos decir? 
 
 

         POEMA PARA CAMPEAR 

         A veces parece que la abuela llama al tío 
         desde la casona de tablas y palma seca 
         Y siento que trae ya la cal para purificarnos 

         Su figura se distingue, machete en mano 
         muy por encima de todo 
         Tan diminuta 

         Abuela 
         trae ese machete 
         que con tres golpes limpios 
         corta la mala hierba, los grandes 
         fantasmas, las ramas bajas, el miedo de todos 

         Tráelo, que este atado es cada día mayor 
         Pero cerciórate de su buen filo 
         pásale los dedos con delicadeza 
         porque nunca lo he podido hacer sin herirme 

         Llévame luego al pozo 
         que solo no me dejas ir 
         Vamos a tirar lo mucho contra su fondo 
         Tápalo muy bien con el tablón grande 
         para que la niña no se nos caiga 
         y ese hueco me deje sin hermana 

         Abuela, al fin lo sé 
         no hay ningún negro en la noche del jardín 
         nadie sostiene a los cocuyos 
         nadie quiere robarnos 
         a la niña y a mí 

         En Los Angeles  -tu no sabes 
         que lugar es ese 
         ni falta que te hace- 
         hay también muchas luces 
         erguidas por ladrones 
         que no son cocuyos 
         ni roban solo niños 
         ni son solo negros 
         Son de sitios 
         que jamás existirán para ti 

         Cuando descuarticemos la carga 
         y terminemos la tarea, al regreso del pozo 
         llévame con Tere al río   -cañada dices tú 
         Pero yo, que lo recuerdo bien, sé que es río 
         Luego déjanos coger ciruelas y comer guayabas 
         Cuéntanos de los españoles y de su gran cuartel 

         Háblanos del incendio 
         que sólo tú pudiste sofocar 
         de tus pocos viajes a la capital 
         de lo tanto que nos quieres 
         que hoy, te daremos un beso 
         al dormir, para tenerte mejor 

         Alguien quedará 
         y no podrán decir que no sucedió 
         No serán los buenos actos 
         lo que vendrán a juzgar 
         Tampoco los errores 

         En la mesa dispuesta a cada hora 
         alguno se sentará sobre el mantel 
         a colocar tu vida, a disponerla con esmero 
         entre las muy bien dobladas servilletas 

         Podrás demostrar una vez más 
         tu condición de ser una sola 
         siempre poderosa, bastante 

         Más que suficiente 
 

         JUEGOS 

         Si se trata de disfraces 

         tomaremos el té muy en punto 
         el oporto después de la cena 
         nos inclinaremos ceremoniosos 
         delante de las damas 
         y a cada cual elogiaremos 
         según su ensalada, su lealtad, 
         las carnes y el lujo de su plato 

         Si de bromear se trata 
         si diversión es lo que piden 

         volveremos los libros 
         lloraremos sin escándalo 
         mutilaremos al maestro 
         y golpearemos los recuerdos 
         hasta hacerlos reventar 

         Pero 
         si la cosa es seria 
         muy formal 

         En el rincón neutro del portal 
         nos abrazaremos indecentemente 
         hasta que el polvo, el hollín nos cubra 
         y nadie ya en esta vida nos pretenda descifrar 
 

         VARIACIONES 

         En cerámica 
         es donde realmente 
         se han escondido las cosas 
         En la vajilla 
         que dibuja la vida mítica 
         de la Francia de los luises 
         La dama, su abanico 
         el caballero junto a ella. 

         Y es que en los platos 
         está la vida hermosa 

         Jugaré sus juegos 
         mi vino será sobrio 
         mi latido calculado 
         mi voz en tono medio 
         mi respuesta inquisitiva 
         mi confusión fingida 
         mi tanto ni mucho 
         mi certeza en el fraude 
         mi vórtice en la mirada 
         mi destino el de un preso 

         Nunca más estará en la mesa 
         la viva imagen bajo el árbol 
         Ni en la comida 
         el júbilo de la cena 
         Porque hasta aquí llegan 
         y se pierden la grandes cosas 

         Y es que, por sobre mis platos 
         rodó para siempre la vida hermosa 
 
 

DONDE SE HABLA 
 

"porque la migración de gaviotas 
esconde un hurto lento de tristezas" 
 

El día fustiga 
Comienza en ti 
Detiene mi andar 
Me busca 
Truena su paso 
Todo lo observas 

Imagino tu soberanía 
En medio de tanta luz 

Vendrán 
Lejanos 
Los recuerdos 
A disipar en mi memoria 
El encanto del asedio 

Trampas que tendemos 
Asustan cada frase 

Furtivos al sueño 
En el ensueño se ven 
Juntarse nuestras manos 
Hay un incontenible vuelo 
Y migración en cada gesto 

Y una pausa en el mirar 

Recuerdo el soñar 
En la noche del silencio 
Tú, lívida, apareces 
entonces yo despierto 

Iníciase de nuevo otra migración
 

ALICIA

                         Nunca llega
                         Siempre ha estado al piano
                         Nada ejecuta,   no ha tocado las teclas
                         Y ya no quiere ver a nadie

                         Simula un agobio
                         Suspicaz,   la mirada huye
                         por una vez y cae sobre su música
                         su traje ligeramente envejecido,
                         sus manos acostumbradas
                         a construir lo que otros
                         requieren,   sin una queja
                         sin un lamento

                         Su instante la descubre
                         Se ve detenida en la vida y bella
                         Frondosa entre la fronda y tierna
                         Luminosa corriendo hacia el agua
                         por quién sabe qué trama inalcanzable
                         Qué momento para asentar la vida

                         Simula la mirada
                         El agobio se le escapa
                         Tiende su música

                         Es un estruendo bendito
                         por sobre la angustia de todo
 

                         SIN REPARAR

                         Del baúl que ahora abre
                         podrá sacar casi todo a gusto;
                         Las joyas que dejó la abuela
                         La piedra que trajo del parque
                         El libro de cuentos que abre
                         al azar y lee en alta voz:

                         "...no pretenda, caballero,
                         que me desvista aquí
                         ¿Qué pensará usted de mí,
                         qué dirán los otros?
                         ¿Qué dirá el espacio abierto,
                         qué dirá su memoria?
                         Él entonces,   impasible,   le sonríe..."

                         Usted cierra el libro
                         y también ese cajón
                         y un destello le cierra
                                   un instante los ojos
                         y una alegría le marca la cara
                                   y un dolor abofetea su aire

                         Se vuelve lentamente
                         Desciende los peldaños
                         en busca de su propia voz
                         para asegurarse que nada
                         pasa.   Que el mundo sigue esperando
                         para que lo adorne de acuerdo a su ser
                         Sin reparar en modas,   estilos o instantes

                         Entonces, sólo entonces, se sorprende y sonríe
 
 

                         En noches de luna vertical
                         me imagino un torpe jinete
                         y su caballo.   Un río de soldados
                         que se abre en mi camino.   Una campana
                         vieja y un castillo.   Un clavicordio regio.
                         Un óleo
                         tibio por mi espalda se desliza   -y es un
                         capricho

                         Una cornetín de circo,   de payaso.   Mi
                         carreta triturándose
                         en el camino.    Un agua plateada o de plata
                         -que nunca lo sé
                         Lago,   simple espejo que se vierte en el
                         alboroto del día.   Una escopeta
                         de cazador con mi nombre,   sumergida en el
                         lugar de la presa;
                         escurridiza

                         Un disparo
                         el golpe del trueno
                         la quebradura del manto
                         Y a ambos lados del miedo el asustado soy yo
 
 

LOS QUE SOMOS NO ESTAMOS
 

           I don't get 'very excite' very often,
           but today was an exception

               Lee Harwood
 

Qué tramposos
somos los del teatro
No nos gusta lo que pagamos
y terminamos por ver.  Qué tremendos
escribiendo a cualquiera para no dormir tan solos
Qué sucios
sin pudor perdonando
a los engatusados por la palabra trucada
Qué magos que somos
todos los de este lado de la vida
que hacemos salir besos  gritar al fango
y armar la podredumbre en el alma de cualquiera
                Qué lógicos de carta cabal
como si nos pertenecieran las ruinas y los otros
                Qué tamaño podemos alcanzar
frente al mundo
   en la montaña
      cuando nos asqueamos mirándolo todo

Hipócritas lúbricos  los poetas
y los amigos y las amigas de los poetas
que quieren justificar con versos sus desnudeces y lujurias