Make your own free website on Tripod.com
 
                             NOSOTROS

Nosotros
enemos la alegría de nuestras alegrías
Y también tenemos
La alegría de nuestros dolores
Porque no nos interesa la vida indolora
Que la civilización del consumo
Vende en los supermercados
Y estamos orgullosos
Del precio de tanto dolor
Que por tanto amor pagamos.
Nosotros
Tenemos la alegría de nuestros errores,
Tropezones que muestran la pasión
De andar y el amor al camino,
Tenemos la alegría de nuestras derrotas
Porque la lucha
Por la justicia y la belleza
Valen la pena también cuando se pierde
Y sobre todo tenemos
La alegría de nuestras esperanzas
En plena moda del desencanto,
Cuando el desencanto se ha convertido
En artículo de consumo masivo y universal.
Nosotros
Seguimos creyendo
En los asombrosos poderes
Del abrazo humano
 
 
 

EL MUNDO
  
  
                        Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo
                                          subir al alto cielo.
                                                 
                       A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la
                            vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
                                                 
                          -El mundo es eso - reveló - Un montón de gente, un mar de
                                             fueguitos.
                                                 
                           Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.
                                                 
                        No hay dos fuego iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y
                       fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se
                       entera del viento, y gente de fuego loco que llena el aire de chispas.
                       Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros
                          arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin
                                parpadear, y quien se acerca, se enciende.