Make your own free website on Tripod.com
                 CARLOS DRUMMOND de ANDRADE
                         (Itabira, Brasil, 1902 1987)

                 UNIDOS POR LAS MANOS
                 No seré el poeta de un mundo caduco.
                 Tampoco cantaré al mundo futuro.
                 Estoy atado a la vida y miro a mis compañeros.
                 Están taciturnos pero alimentan grandes esperanzas.
                 Entre ellos considero la enorme realidad.
                 El presente es tan grande, no nos apartemos.
                 No nos apartemos mucho, vamos unidos por las manos.

                 No seré el cantor de una mujer o de una historia,
                 no hablaré de suspiros al anochecer,
                 del paisaje visto desde la ventana,
                 no distribuiré estupefacientes o cartas de suicida,
                 no huiré hacia las islas ni seré raptado por serafines.
                 El tiempo es mi materia, el presente tiempo, los hombres presentes,
                 la vida presente.

                 LA FALTA QUE AMA
                 Entre arena, sol y grama
                 lo que se evita se da.
                 Mientras la falta que ama
                 busca a alguien que no hay.

                 Está cubierto de tierra,
                 de completo olvido envuelto.
                 Donde el ojo más se aferra
                 la dalia es toda cemento.

                 La transparencia de la hora
                 corroe ángulos oscuros:
                 una canción que no implora
                 ni ríe, resbalando muros.

                 No se oye la   polvareda
                 que el gesto esparce en el llano.
                 La vida se cuenta entera
                 en letras de conclusión.

                 ¿Porqué es que revuela a tontas
                 el pensamiento en la luz?
                 ¿Y porqué nunca se escurre
                 el tiempo, llaga sin pus?

                 El insecto petrificado
                 en la concha ardiente del día
                 une el tedio del pasado
                 a una futura energía.

                 ¿Se hará en el suelo simiente?
                 ¿Todo va a recomenzar?
                 ¿Es la falta o él que siente
                 el sueño del verbo amar?
                         (Traducción de Francisco Serrano)

                 APARICION AMOROSA
                 Dulce fantasma, ¿por qué me visitas
                 como en otros tiempos nuestros cuerpos se visitaban?
                 Me roza la piel tu transparencia, me invita
                 a rehacernos caricias imposibles: nadie
                 recibió nunca un beso de un rostro consumido.

                 Pero insistes, dulzura. Oigo tu voz,
                 la misma voz , el mismo timbre,
                 las mismas leves sílabas,
                 y aquel largo jadeo
                 en que te desvanecías de placer,
                 y nuestro final descanso de gamuza.

                 Entonces, convicto,
                 oigo tu nombre, única parte indisoluble
                 música pura en continua existencia.
                 ¿A qué me abro?, a ese aire imposible
                 en que te has convertido
                 y beso, beso esa nada intensamente.

                 Amado ser destruido ¿por qué vuelves
                 y eres tan real y tan, igualmente, ilusorio?
                 Ya no  distingo más si eres sombra
                 o sombra siempre fuiste, y nuestra historia
                 el invento de un libro deletreado
                 bajo pestañas soñolientas.
                 ¿Habré un día  conocido
                 tu verdadero cuerpo como hoy lo conozco
                 enlazando el vapor como se enlaza
                 una idea platónica en el aire?

                 ¿El deseo perdura en ti que ya no eres,
                 querida ausente, persiguiéndome, suave?
                 Nunca pensé que los muertos
                 el mismo ardor tuviesen de otros días
                 y nos lo transmitiesen con chupadas
                 de hielo y fuego candente matizados.

                 Tu visita  ardiente me conforta.
                 Tu visita ardiente me acongoja.
                 Tu visita, apenas una limosna.
                         (Traducción de Victor Sosa)
 
 

                 OBRA POETICA DE DRUMMOND de ANDRADE
                 Alguna poesía (1930)    Pantano de las almas (1934)
                 Sentimiento del mundo (1940)    Poesías (1942)
                 La rosa del pueblo (1945)       Nuevos poemas (1948)
                 La mesa (1951)  Claro enigma (1951)     Viola de bolsa (1952)
                 Hacendado del aire (1953)  50 poemas escogidos por el autor (1956)Ciclo
                 (1957) La vida pasada en limpio (1959)
                 Lección de cosas (1962) Obra completa (1964)    Versiprosa (1967)
                 La falta que ama (1968) Reunión (1969)  Amor, amores (1975)     Discurso de
                 primavera y algunas sombras(1977)
                 Olvidar para acordarse (1979)
                 Nueva reunión (19 libros de poesía) (1983)
                 Cuerpo (1984)   Amar se aprende amando  (1985)  Poesía errante (1988)El
                 amor  natural (1992)  Farewell (Póstumo 1996)