Make your own free website on Tripod.com
                 RAFAEL DIAZ ICAZA
                         (Ecuador 1,925)

                 INSOMNIO

                 Soy el náufrago, madre, y te llamo en la noche,
                 desolado, en el firme marchar hacia la muerte,
                 y de golpe me asalta la ternura infinita
                 de los primeros años. Y necesito saber que te hallas
                 cerca, que tu lámpara vela, puntual, cerca de mi.

                 Necesito tu vaso para la mala sombra de las pesadillas,
                 tu báculo de nogal para el descenso de los sueños
                 absurdos tu desencantada sonrisa y tus manos sobre mis cabellos.

                 Desolado, desde la mala noche, rompo mis puños en puertas infinitas
                 y llamo, y nadie me abre.
                 Madre: dame la llave de tus alacenas,
                 soy un hombre perdido bajo la lluvia gris:
                 enciende la cerilla más tenue para que yo camine

                 atraviesan la sombra, desde los pórticos del alba,
                 la novia y su pañuelo de azafrán y nácar,
                 la querida con sus besos impuros,
                 todas las esperanzas y todos los fracasos,
                 todos los malabares y los equilibrios en la cuerda floja.

                 Vuelve el hombre, desde su madurez de su poderío,
                 hasta la comarca en que lloraba solo bajo la noche inmensa,
                 y vuelven a soltarse los mastines y a derramarse el vino de los odres,
                 y a señalar con los índices al niño desvalido:
                 “He aquí al que come los panes del lamento y la angustia.”
                 Madre: un oscuro terror, una cierta sensación de culpa
                 hay en este hombre ciego que empuña las aldabas
                 de las casas sin dueño, en su erranza en la Noche.