Make your own free website on Tripod.com
                 JORGE CARRERA ANDRADE
                         (Ecuador 1903 1979)
 
 

                 EL HOMBRE DEL ECUADOR
                 BAJO LA TORRE EIFFEL

                 Te vuelves vegetal  a la orilla del tiempo.
                 Con tu copa de cielo redondo
                 y abierta por los túneles del tráfico,
                 eres la ceiba máxima del Globo.

                 Suben los ojos pintores
                 por tu escalera de tijera hasta el azul.

                 Alargas sobre una tropa de tejados
                 tu cuello de llama del Perú.
                 Arropada en los pliegues de los vientos,
                 con tu peineta de constelaciones
                 te asomas al circo
                 de los horizontes.

                 Mástil de un aventura sobre el tiempo.
                 Orgullo de quinientos treinta codos.
                 Pértiga de la tienda que han alzado los hombres
                 en una esquina de la historia.
                 Con sus luces gaseosas,
                 copia la vía láctea tu dibujo en la noche.

                 Primera letra de un abecedario cósmico,
                 apuntada en la dirección del cielo;
                 esperanza para da en zancos;
                 glorificación del esqueleto.

                 Hierro para marcar el rebaño de nubes
                 o mundo centinela de la edad industrial.
                 La marea del cielo
                 mina en silencio tu pilar.
 

                 VERSION DE LA TIERRA

                 Bienvenido, nuevo día:
                 Los colores, las formas
                 vuelven  al taller de la retina.

                 He aquí el vasto mundo
                 Con su envoltura de maravilla:
                 La virilidad del árbol.
                 La condescendencia de la brisa.

                 El mecanismo de la rosa.
                 La arquitectura de la espiga.

                 Su vello verde la tierra
                 sin cesar cría

                 la savia, invisible constructora,
                 en andamios de aire edifica
                 y sube los peldaños de la luz
                 en volúmenes verdes convertida.

                 El río agrimensor hace
                 el inventario de la  campiña.
                 Sus lomos oscuros lava en el cielo
                 La orografía.

                 He aquí el mundo de pilares vegetales
                 y de rutas líquidas,
                 de mecanismos y arquitecturas
                 que un soplo misterioso anima.

                 Luego, las formas y los colores amaestrados,
                 el aire y la luz viva
                 sumados en la Obra del Hombre,
                 vertical en el día