Make your own free website on Tripod.com
 
En la ciudad de la furia
               Gustavo Cerati

          Me verás volar 
          por la ciudad de la furia, 
          donde nadie sabe de mí 
          y yo soy parte de todos. 

          Nada cambiará 
          con un aviso de curva. 
          En sus caras veo el temor, 
          ya no hay fábulas 
          en la ciudad de la furia. 

          Me verás caer 
          como un ave de presa, 
          me verás caer 
          sobre terrazas desiertas. 
          Te desnudaré 
          por las calles azules, 
          me refugiaré 
          antes que todos despierten. 

          Me dejarás dormir al amanecer 
          entre tus piernas, 
          entre tus piernas. 
          Sabrás ocultarme bien y desaparecer 
          entre la niebla, 
          entre la niebla. 
          Un hombre alado extraña la tierra. 

          Me verás volar 
          por la ciudad de la furia, 
          donde nadie sabe de mí 
          y yo soy parte de todos. 

          Con la luz del sol 
          se derriten mis alas. 
          Solo encuentro en la oscuridad 
          lo que me une 
          con la ciudad de la furia. 

          Me verás caer 
          como una flecha salvaje, 
          me verás caer 
          entre vuelos fugaces. 
          Buenos Aires se ve 
          tan susceptible... 
          Ese destino de furia es 
          lo que en sus caras persiste. 

          Me dejarás dormir al amanecer 
          entre tus piernas, 
          entre tus piernas. 
          Sabrás ocultarme bien y desaparecer 
          entre la niebla, 
          entre la niebla. 
          Un hombre alado prefiere la noche. 

          Me verás volver, 
          me verás volver 
          a la ciudad de la furia...

Seminare 
                    David Lebon

          Quiero ver, quiero entrar, 
          nena nadie te va a hacer mal... 
          excepto amarte. 
          Vas aquí, vas allá, 
          pero nunca te encontrarás 
          al escaparte. 

          No hay fuerza alrededor, 
          no hay pociones para el amor. 
          ¿Dónde estás? 
          ¿Dónde voy? 

          Porque estamos en la calle 
          de la sensación, 
          muy lejos del sol 
          que quema de amor. 
 

          Te doy pan, quieres sal, 
          nena nunca te voy a dar 
          lo que me pides. 
          Te doy Dios, quieres más. 
          ¿es que nunca comprenderás 
          a un pobre pibe? 

          Esas motos que van a mil 
          sólo el viento te harán sentir, 
          nada más, 
          nada más. 

          Si pudieras olvidar tu mente 
          frente a mí, 
          sé que tu corazón 
          diría que sí. 

 
Sube A Nacer Conmigo Hermano
                     Los jaivas

     Sube a nacer conmigo hermano
     dame la mano desde la profunda zona
     de tu dolor diseminado
     no volverás, del fondo de las rocas
     no volverás, del tiempo subterráneo
     no volverá tu voz endurecida
     no volverás tus ojos taladrados

     Sube a nacer conmigo hermano
     mírame desde el fondo de la tierra
     labrador, tejedor, pastor callado
     domador de guanacos tutelares
     albañil del andamio desafiado
     aguador de las lágrimas andinas
     joyero de los dedos machacados
     agricultor temblando en la semilla
     alfarero en su greda derramado
     trßeme la copa de esta nueva vida
     vuestros viejos dolores enterrados

     Sube a nacer conmigo hermano
     mostradme vuestra sangre y vuestro surco 
     decidme aquí fui castigado
     porque la joya no brilla
     o la tierra no entregé a tiempo
     la piedra o el grano
     señaladme la piedra en que caíste
     y la madera en que os crucificaron
     enseñadme los viejos pedernales
     las viejas lámparas los látigos pegados
     a través de los siglos en las llagas
     y las hachas de brillo ensangretado

     Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta
     contadme todo cadena a cadena
     eslabón a eslabón, paso a paso
     afilad los cuchillos que guardásteis
     ponedlos en mi pecho y en mi mano
     como un río de rayos amarillos
     como un río de tigres enterrados
     y dejadme llorar
     horas, días, años
     edades ciegas
     siglos enterrados.

PROXIMA